Es posible que, si eres una persona observadora, te hayas podido fijar en que los artículos que compras, da igual si se trata de ropa o un producto tecnológico, cada vez duran menos. O que en más de una ocasión te hayan dicho el comentario típico de “ya no los hacen tan buenos como antes”. Pues básicamente este el es concepto del que vamos hablar hoy: la obsolescencia programada.

Se trata de una estrategia de los fabricantes de productos mediante la cual limitan la vida útil de un artículo de manera planificada. De este modo, la rueda del consumismo nunca para ya que, por norma general, si algo se te rompe compras uno nuevo. Aunque en muchos casos no es necesario que se te rompa, simplemente basta con que quede desfasado y ya no pueda utilizarse de manera cómoda. De hecho, es probable que algún viejo teléfono se volviera muy lento y prácticamente inutilizable tras una nueva actualización. Eso también es obsolescencia programada.

CAUSAS DE LA OBSOLESCENCIA PROGRAMADA

Si hablamos de la obsolescencia programada, no hay más que fijarse en las primeras bombillas, capaces de dar luz durante una vida media de 2.500 horas. Mientras que en la actualidad algunas superan por poco las 1.000 horas. Si quieres conocer más al respecto, no te pierdas este artículo. La obsolescencia en un producto puede surgir por una gran cantidad de motivos que repasamos a continuación.

Artículo roto

Esto sucede cuando un producto ya no funciona o presenta fallos que impiden su correcta utilización. También puede suceder porque existe una ausencia de repuestos.

Descatalogación

Este tipo se presenta habitualmente en los libros de texto. Sucede cuando realizan cambios en sus ediciones para que, en vez de pasar los libros de unos alumnos a otros, nos veamos obligados a comprar unos nuevos.

Incompatibilidad

Normalmente se presenta en productos como hardware y software en los ordenadores y en los videojuegos.

Caducidad

Nos la encontramos habitualmente en productos alimentarios o medicamentos.

La mejor manera de hacer frente a la obsolescencia programada es luchar contra las causas psicológicas, que son las que nos llevan a querer comprar los últimos modelos recién estrenados de los diferentes productos que llegan al mercado. Además, otra forma de luchar contra ella es recurrir a empresas especializadas en la reparación de electrodomésticos en Jaén, de manera que siempre intentemos reparar lo que se nos haya estropeado en vez de comprar uno nuevo directamente.

PROBLEMAS DERIVADOS

Esta práctica empleada por prácticamente la totalidad de las empresas que desarrollan su actividad hoy en día conlleva una gran serie de problemas de los que es posible que no seamos conscientes todavía. Por este motivo, te contamos los que consideramos como peores males de la obsolescencia programada y por qué deberíamos luchar contra este tipo de hábitos:

  • Consumismo: posiblemente el problema más grande sea el fomento del consumismo. Algo se nos estropea y, automáticamente, nos vemos obligados a tener que comprar un nuevo producto. En muchas ocasiones sin comprobar si quiera si es posible repararlo.
  • Contaminación: imagina la cantidad de productos que se rompen cada día y la basura que se genera por ello. Y ahora imagina la cantidad de contaminación que emiten las fábricas por tener que funcionar a pleno rendimiento para fabricar los nuevos artículos que compraremos para sustituir a los que ya no funcionen. Es un problema medioambiental bastante grave.
  • Salud: la peor salud va ligada de forma directa con el punto anterior. El medioambiente sufre pero también lo hacemos nosotros. La atmósfera se llena de mas residuos que nosotros después acabaremos respirando.
  • Gasto de dinero: otra de las consecuencias más graves es la inversión extra de dinero que nos veremos obligados a realizar, lo que supone un gran malgasto.
Llamar Ahora
Localización