Salvo que seas una persona que odia ponerse a los fogones, la cocina es una de las partes más importantes de una casa. En ella elaboraremos todos los platos con los que nos alimentaremos, por lo que resulta importante contar con un equipamiento funcional que nos permita hacer todas nuestras recetas. Y a la hora de elegir, contamos con una gran cantidad de electrodomésticos a nuestra disposición: neveras, hornos, microondas, lavavajillas…

Pero si hablamos de cocinar, la manera más cómoda, rápida y limpia de hacerlo está relacionada con las placas de inducción y vitrocerámicas. De hecho, están presentes en la mayoría de las cocinas modernas en España. Si posees una y no funciona como debería, no dudes en acudir a nuestro servicio de reparación de vitrocerámicas en Jaén y provincia. Un aspecto que debes tener en cuenta al respecto es que, aunque lo parezcan, inducción y vitrocerámica no son lo mismo.

¿Cuáles son las principales diferencias entre inducción y vitrocerámica?

Aunque el aspecto de este tipo de placas sea similar, hasta el punto de que la mayoría puedan confundirlas, su funcionamiento es muy diferente. Todas suelen contar con una superficie lista, de cristal, y normalmente de un tono oscuro. Sin embargo, existen una gran cantidad de diferencias que deberíamos tener en cuenta. Te contamos cuáles son las más importantes.

Funcionamiento

La diferencia más grande está relacionada con la forma de producir calor de cada una. Mientras las placas vitrocerámicas funcionan gracias a una resistencia eléctrica que se calienta o una placa halógena, en el caso de la inducción se hace a través de un campo magnético. Este campo magnético calienta de forma directa el recipiente, no la placa en sí.

Velocidad

Otro aspecto en el que son distintas las placas vitrocerámicas y las de inducción está relacionado con la rapidez con la que consiguen calentar ollas y sartenes. Aunque se parecen bastante, la inducción ofrece un rendimiento muy superior ya que consiguen calentar a una velocidad mucho mayor con respecto a las placas de vitrocerámica.

Energía

En el apartado anterior mencionábamos términos como la velocidad y la eficiencia, que están a su vez muy relacionados con el consumo. Al ofrecer un calentamiento más rápido, las placas de inducción permiten ahorrar hasta un 40% más de energía.

Recipientes

Con la vitrocerámica podemos utilizar cualquier recipiente, sea una sartén o una olla, que esté preparado para cocinar en él a alta temperatura. Sin embargo, las placas de inducción, debido a su funcionamiento, requieren recipientes especiales con bases planas y de tipo ferromagnético.

Precio

Las diferencias parecen dejar a la inducción como principal vencedor de esta comparativa. Sin embargo, no todo son ventajas si hablamos sobre el coste económico. En este sentido, las placas de vitrocerámica son mucho más económicas, lo que puede ser un factor clave en función de nuestro presupuesto.

Si todavía quieres saber más sobre las placas de inducción y las vitrocerámicas, puedes consultar este post de Teka. En él, además de hablar sobre las diferencias entre estas tecnologías de cocina, también hablan sobre la importancia de elegir el equipamiento adecuado para nosotros. Y también ofrecen una serie de consejos que deberías tener en cuenta a la hora de equipar la cocina como el número de fuegos recomendado o diferentes tips de limpieza.

Abrir chat
Powered by
Llamar Ahora
Localización