La limpieza de la cocina es, para muchas personas, una de las más pesadas a realizar junto a la de los baños. Y es que limpiar electrodomésticos como el horno o el microondas puede ser una auténtica pesadilla. Es algo que también sucede con las vitrocerámicas, que demás de requerir de una limpieza frecuente, debemos tratarlas con cuidado para no dañarlas o rayarlas.

En caso de que este o cualquier otro tipo de electrodoméstico esté dañado o averiado, lo mejor que puedes hacer es recurrir a la reparación de vitrocerámicas en Jaén. De modo que contarás con un servicio especializado en la reparación de estos artículos que podrán arreglar tu electrodoméstico para que no te veas obligado a hacerte con uno nuevo. Pero es posible no tener que llegar a este punto con una correcta limpieza, por este motivo hemos recopilado una serie de consejos para mantener nuestra vitrocerámica como nueva.

Utilizar rasquetas

La rasqueta es tu principal aliado si tienes vitrocerámica en tu cocina. Se trata de una cuchilla con mango con la que puedes eliminar residuos y manchas con poco esfuerzo. Todo lo que se haya quedado pegado, quemado o adherido a ella saldrá sin dificultades y, además, sin que se raye la superficie de la misma. De este modo conseguiremos que este limpia sin dañarla.

Evitar los estropajos

Di adiós a los estropajos si quieres evitar arañazos innecesarios. Si lo usamos por la parte dura, es lo que conseguiremos. Mientras que si usamos la esponja, resultará demasiado absorbente y se llevará todo el producto que hayamos aplicado. Para vitrocerámicas resulta mejor utilizar papel de cocina o bayetas suaves.

Productos específicos

Lo mejor que puedes hacer para limpiar este electrodoméstico es hacerte con productos específicos para este fin. Olvídate de utilizar limpiadores de horno o quita grasas ya que pueden ser demasiado abrasivos y llegar a dañar la superficie de la vitrocerámica. Si queremos mantenerla como nueva, deberemos utilizar un producto creado únicamente para su limpieza y que no deteriore el recubrimiento de la placa.

Sartenes y ollas

Si quieres evitar arañazos inesperados también debes utilizar los utensilios de cocina apropiados para la vitrocerámica. Si usas ollas o sartenes que no tengan un fondo liso o en los que la zona de contacto sea regular, estarás arriesgándote a que rayen la superficie de tu vitrocerámica. Cuando vayas a usar una sartén, asegúrate de que es apta para su utilización.

Mantenimiento diario

Como sucede con el resto de electrodomésticos y con el hogar en general, lo mejor que puedes hacer para que tu vitrocerámica luzca como nueva es limpiarla a diario cada vez que la utilices. De este modo será mucho más fácil eliminar la suciedad sin dañarla que si, por ejemplo, dejas que se acumulen suciedad y residuos sobre ella durante toda una semana.

Si sigues estos consejos al pie de la letra, podrás limpiar tu vitrocerámica para que esté como nueva sin miedo a rayarla. Pero si todavía quieres conocer más trucos sobre la limpieza de electrodomésticos como la lavadora, el frigorífico o el lavavajillas, no puedes perderte este artículo de la OCU en el que dan consejos sobre como limpiar estos aparatos que tanto usamos en el día a día.

Abrir chat
Powered by
Llamar Ahora
Localización