Uno de los productos más difíciles de limpiar en la cocina es el horno. Suele llenarse de grasa fácilmente y quitarla en muchas ocasiones es una auténtica pesadilla. Sin embargo, con unos trucos caseros podrás dejarlo reluciente en poco tiempo.

Mantener un horno limpio te permitirá aumentar la vida útil del electrodoméstico y de este modo no tener que realizar una gran inversión para comprar uno nuevo. Pero si te ves obligado a hacerlo tras sufrir una avería, nuestra recomendación es que busques servicios de reparaciones de hornos en Jaén antes de buscar un aparato nuevo ya que su reparación puede ser mucho más económica de lo que pensabas.

¿QUÉ PRODUCTOS PUEDO UTILIZAR?

Nosotros nos decantamos por la utilización de productos antigrasas naturales, cosa que podemos elaborar en nuestra propia casa si tenemos limón, bicarbonato o vinagre.

Limón

El zumo de limón contiene propiedades antibacterianas que lo hacen perfecto para la tarea que queremos realizar: limpiar un horno muy sucio. Para hacer nuestro propio producto de limpieza, en este caso lo único que tendremos que hacer es exprimir el jugo de varios limones, 2 ó 3, y ponerlo en un recipiente que pueda ser calentado en el horno. Con él, además de eliminar bacterias conseguiremos un aroma cítrico muy agradable.

Bicarbonato

El bicarbonato de sodio es un aliado fantástico para limpiar el horno. Sobre todo para las paredes que estén muy sucias y llenas de grasa. Para elaborar este producto tendremos que llenar medio vaso con bicarbonato y añadir una cucharada de agua. Tras mezclarlo todo conseguiremos una pasta que podremos aplicar sobre el interior del horno.

Vinagre

Por otra parte, el vinagre también es un buen aliado para disolver grasa y eliminar bacterias. En esta ocasión necesitarás un pulverizador para su aplicación en el que introducirás bastante vinagre. Si quieres que sea todavía más efectivo, puedes añadir también un poco de bicarbonato.

PASOS PARA LIMPIAR EL HORNO A CONCIENCIA

Aplicar el producto

Si te has decidido por usar el vinagre, deberás pulverizarlo por todo el interior del horno en una cantidad bastante abundante. En las zonas con más suciedad aplica más producto. Si vas a usar el zumo de limón únicamente tendrás que colocarlo en una bandeja dentro del horno. Mientras que si optar por el bicarbonato deberás aplicar una buena cantidad del producto sobre las paredes del horno son un trapo.

Calentamiento

Una vez hayas aplicado el producto por el que te hayas decantado deberás calentar el horno para que pueda quedar como nuevo. Bastará con temperaturas de entre 150 y 200 grados y una media hora de tiempo en el caso del vinagre y el limón. Mientras que con el bicarbonato no habrá que calentarlo, simplemente esperar un par de horas con el producto aplicado.

Retirar

Pasado el tiempo establecido anteriormente únicamente tendrás que retirar el producto. Si has tenido que calentar el horno, espera a que esté completamente enfriado antes de proceder a limpiarlo. Si una vez realizado este proceso todavía está sucio, deberás volver a repetirlo. Una vez hayas finalizado, puedes terminar de aclarar con un poco de agua y después secarlo con papel de cocina o un trapo.

Otra manera de limpiar a conciencia tu horno para dejarlo tan reluciente como el primer día que entró en tu casa es recurrir a productos específicos para ellos. Uno de los que puedes comprar es KH7, que además también te ofrece una serie de consejos para que puedas limpiar tu horno de una manera más sencilla gracias a la aplicación de su producto.

Abrir chat
Powered by
Llamar Ahora
Localización