Si hablamos del tiempo que pasa entre que compras un móvil y lo reemplazas por uno nuevo, posiblemente lo tendrías bastante claro. Es algo similar a lo que ocurre con muchos aparatos tecnológicos como los ordenadores o las tablets. Sin embargo, hay otro tipo de electrodomésticos que pueden estar pidiendo a gritos un cambio y no nos percatemos de ello. Es el caso de los frigoríficos, que normalmente solo cambiamos cuando dejan de funcionar.

En caso de que se te haya roto el frigorífico, siempre puedes evitar tener que comprar uno intentando arreglarlo. Para ello, nuestra recomendación es que acudas a servicios profesionales de reparaciones de frigoríficos en Jaén en los que te ofrecerán un presupuesto para reparar prácticamente cualquier tipo de avería. De este modo, podrás decidir si invertir dinero en su reparación o si te merece más la pena comprar uno nuevo.

¿CUÁNDO DEBERÍA CAMBIAR MI FRIGORÍFICO?

Como hemos comentado antes, normalmente tenemos claro cada cuanto tiempo debemos cambiar una prenda de vestir, nuestro smartphone o el ordenador. Pero… ¿Cuándo debería renovar la nevera? Es una pregunta que la mayoría responde con un: “no la cambies hasta que se te rompa”. Sin embargo, si tiene muchos años a sus espaldas quizá sea beneficioso renovarla ya y no esperar más tiempo para alargar su vida.

Si tu nevera tiene más de 10 años, deberías empezar a plantearte cambiarla. Ten en cuenta que, a diferencia de otros electrodomésticos, los frigoríficos están encendidos todos los días y durante las 24 horas del día. Por este motivo resulta fundamental contar con uno que cumpla con todas tus necesidades de manera óptima. Además, al cambiar este electrodoméstico podrás beneficiarte de un modelo con prestaciones que es posible que no supieses de su existencia.

VENTAJAS DE RENOVAR TU FRIGORÍFICO

Eficiencia energética

La primera ventaja y posiblemente la principal es la mejora en cuanto a eficiencia energética. Ya hemos comentado antes que las neveras son aparatos que funcionan las 24 horas al día de los 365 días del año. Por este motivo si nos hacemos con un nuevo modelo que sea más eficiente podremos ahorrar un buen pellizco a final de año en la factura de la luz. Los más eficientes se califican en: A, A+, A++ y A+++, siendo la última la opción más eficiente. Si quieres más trucos para ahorrar, echa un vistazo a este artículo de El Diario.

Mejor conservación

Los nuevos frigoríficos cuentan también con una mejor tecnología que garantiza una conservación de alimentos más duradera. Prueba de ello son los sistemas que incluyen algunos como el Multi Air Flow, que hace que el frío se reparta bien en todos los rincones. Además, los últimos modelos de estos aparatos también incluyen sistemas para conservar alimentos frescos para que mantengan su sabor. Como es el caso de los que incluyen cajones de fruta y verdura con humedad regulable.

Mantenimiento sencillo

Olvídate de las placas de hielo y de los modelos que daban fallos cada dos por tres. Con un frigorífico nuevo podrás olvidarte de todos esos problemas. Todo ello, además, con efectivos sistemas que evitan la transferencia de olores y con filtros para el aire.

Nuevas prestaciones

Entre todas estas ventajas, también podrás disfrutar de un aparato tecnológico con un diseño a la última que te sea más fácil combinar con el resto de tu casa. Ademas, muchos incorporan cómodas y nuevas funciones como dispensador de agua y hielo, conexión wifi para controlarlos desde nuestro móvil o modo vacaciones para cuando vayamos a estar unos días fuera de casa.

Abrir chat
Powered by
Llamar Ahora
Localización