Por norma general, a la hora de hablar de electrodomésticos de la cocina hay algunos con mayor importancia que otros. Algunos de ellos son las neveras, que prácticamente no podríamos vivir sin ellas, el horno o el microondas. Pero hay otro sin el que directamente no podríamos realizar algo tan básico como cocinar carne, pescado o verdura en una sartén. Hablamos de las vitrocerámicas, un electrodoméstico que desde hace unos años se ha erigido como algo imprescindible en toda cocina.

Sin embargo, estos electrodomésticos, al igual que sucede con prácticamente todos, también se pueden averiar e incluso romper de forma definitiva. Pero… ¿Cómo saber si este error tiene arreglo? Lo primero que debes hacer si detectas algún fallo es acudir a nuestro servicio de reparación de vitrocerámicas en Jaén y provincia para que demos con el problema. Te contamos los fallos que más se repiten en las vitrocerámicas de nuestras cocinas.

Las 4 averías más comunes de las vitrocerámicas

Cristal roto

El principal problema con el que nos encontramos suele ser con la rotura del cristal. Algo que, en la mayoría de ocasiones, está relacionado con un mal uso de la vitrocerámica. Un golpe por un descuido, una sartén que se nos cae sobre las placas… Sea como sea la rotura, no vuelvas a utilizarla ya que los daños podrían agravarse y volverse irreparables. Si detectas una grieta, por pequeña que sea, busca un profesional que pueda repararla.

No funciona

Si intentas encenderla pero no responde o no calienta, no te preocupes. No eres al único que le ha pasado. En este caso la dificultad reside en encontrar el origen del problema. Este puede ir desde un fallo en el panel táctil o el mando giratorio hasta que haya un fallo en la alimentación eléctrica. Al ser difícil de detectar, necesitarás la ayuda de un experto para dar con una solución.

Inducción no calienta

Otra avería bastante común tiene que ver con que la vitrocerámica de inducción no detecta la olla o sartén que ponemos sobre ella. Por norma general estos fallos están relacionados con averías de los sensores de detección de masa. Insistir para ver si vuelve a funcionar por arte de magia no es aconsejable ya que se pueden dañar otros elementos.

Se apaga sola

También puede suceder que, en mitad de nuestro cocinado, la vitrocerámica se apague sola sin que nosotros hayamos hecho nada. Esto puede deberse a muchas cosas: que se haya deteriorado el cableado o el enchufe, que el termostato no esté bien calibrado o que directamente haya un error en la placa.

Estas son las averías que se repiten más frecuentemente relacionadas con este electrodoméstico de nuestras cocinas. Por norma general no deberías sufrirlas si haces un uso correcto de ella. Es por esto que te ofrecemos este artículo de EnFemenino en el que muestran trucos sencillos para poder limpiar la vitrocerámica sin poner en riesgo su funcionamiento o dañarla. Recuerda que un uso responsable y un correcto mantenimiento es fundamental para que siempre rinda al máximo.

Abrir chat
Powered by
Llamar Ahora
Localización