Si hablamos de calentar nuestro hogar o el agua que utilizamos en él, los calentadores y termos juegan un papel protagonista. Y es que sin ellos no podríamos disfrutar de un buen baño caliente tras un largo y duro día de trabajo o nos quedaríamos helados al tener que fregar los platos. Sin embargo, si no los usamos correctamente, la factura de la luz puede llegar a dispararse rápidamente. Por este motivo, hoy traemos cinco consejos para ahorrar dinero con los calentadores eléctricos.

Si crees que el calentador de tu casa no funciona como debería o se ha averiado y necesitas arreglarlo, la mejor solución es recurrir a la reparación de calentadores en Jaén mediante servicios técnicos. De este modo conseguirás que tu calentador vuelva a funcionar como el primer día y podrás decir adiós al frío en lo que queda de invierno.

PROGRAMACIÓN

Si vas a realizar una inversión para hacerte con un nuevo termo o calentador de agua, lo mejor que puedes hacer es comprar uno moderno que sea programable. De este modo podrás conseguir un mayor ahorro en tu factura eléctrica ya que podrás configurar su temperatura, potencia y horario de uso. Así solo trabajará cuando sea necesario y el resto del día se mantendrá apagado.

ÚSALO DE NOCHE

Si utilizas el termo por la noche, será el momento en el que funcione y acumule agua caliente para todo el día. Esto te permitirá no tener que hacer que entre en funcionamiento cuando estás utilizando otros electrodomésticos, que normalmente suele ser durante el día. Esto nos permitirá tener una menor potencia eléctrica contratada en nuestra tarifa de luz que si usásemos todos los electrodomésticos al mismo tiempo.

TARIFA ELÉCTRICA

Si tenemos en cuenta el anterior consejo, podemos hacer una combinación perfecta para lograr más ahorro: contratar una tarifa de discriminación horaria. Así el gasto eléctrico que hagamos durante la noche será más bajo que durante el día. Podremos aprovechar para que funcione nuestro calentador y prepare agua caliente para todo el día a un precio mucho más barato.

ADIÓS A LOS BAÑOS LARGOS

Una ducha, para ahorrar, siempre es mejor que un baño. El consumo de agua es bastante inferior y además de ahorrar en agua, no malgastaremos la que ya esté calentada. Si haces esto y adquieres otros hábitos como no dejar el grifo abierto mientras te lavas las manos o los dientes, ahorraras bastantes euros a lo largo del año. Si además puedes programar el horario de tus duchas, podrás adecuar también el del calentador y todo será mucho más eficiente.

UBICACIÓN Y AISLAMIENTO

El lugar en el que sitúes el calentador o termo también es importante, aunque pueda parecer que no. Lo recomendable en este sentido es que esté dentro de la casa, ya que en el exterior tendría que hacer frente a las bajas temperaturas. Además, si puedes instalarlo cerca del baño evitarás pérdidas de calor en el transporte del agua. También es fundamental contar con un buen aislamiento térmico.

Además de llevar estos consejos a cabo, también puedes conseguir ahorrar todavía más en tu factura de la luz sin tener que realizar un gran esfuerzo. De hecho, puedes hacerlo fácilmente gracias a estos consejos de la OCU en los que dan cinco trucos para ahorrar energía en casa. Así conseguirás reducir tu huella energética y harás que tu factura eléctrica sea significativamente más baja. Tu bolsillo lo notará.

Abrir chat
Powered by
Llamar Ahora
Localización